30 junio, 2016

« Cubadiseño 2016: En el contexto de la Segunda Convención y Exposición Internacional de la Industria Cubana, CubaIndustria2016, el sitio web digital Cubahora entrevistó a Gisela Herrero García, Jefa de la ONDI, sobre el Foro Internacional de Diseño que tuvo lugar en el Palacio de las Convenciones de La Habana… »

  Cuba Industria 2016: el diseño, hacedor de sociedades

Giselle Vichot Castillo

La enseñanza fundamental que dejó la celebración de la I Bienal de Diseño de La Habana, celebrada entre los días 14 y 20 de mayo, fue la comunión del gremio en torno al trabajo de la profesión, sus resultados y todo lo que debe y puede hacerse a futuro por la calidad de vida de la gente, desde lo que el diseño como solucionador del presente y anticipador del futuro logre proponer.

“Cuba ratifica su visión de futuro, con el convencimiento de avanzar hacia una industria sustentable y sostenible, eficiente y competitiva, a través de su capacidad de aportar a los programas de desarrollo internos”, señalaba Salvador Pardo Cruz, ministro cubano de Industrias, en las palabras de inauguración de la Segunda Convención y Exposición Internacional de la Industria Cubana.

Bajo tales propósitos, y a poco más de un mes de celebrase el magno evento del diseño en Cuba, llega otra vez a La Habana, en el concierto CubaIndustria2016, un Foro Internacional de Diseño.

Auspiciado por el Ministerio de Industrias de Cuba, este Foro devino otro espacio propicio para promover el papel del diseño en la industria y la sociedad, a través de la presentación de experiencias, proyectos e investigaciones que evidencien los aportes en la construcción de un modelo social propio.

En este sentido y para dilucidar ese nuevo camino que hoy emprenden juntos el diseño y la industria cubana, Cubahora conversó con Gisela Herrero García, Jefa de la Oficina Nacional de Diseño (ONDI).

gisela-ondi

A la interrogante relacionada sobre el papel del diseño en un modelo socialista como el nuestro, la más alta representante del diseño en el país respondió que “en cualquier modelo social, pero en este con particularidad, puesto que bebe de un pensamiento humanista donde el ser humano y sus problemáticas están en el centro de atención, los diseñadores abordan demandas y deben ofrecer soluciones consecuentes con un enfoque de mejoras constantes y con una visión sustentable. De lo contrario el sistema social por el que hemos apostado sería muy cuestionable y altamente débil”.

El foro CubaDiseño fue pensado como un encuentro de trabajo, un ejercicio dinámico para interactuar con los diversos sectores de la industria nacional representados en CubaIndustria2016 y, de esta forma, cruzar experiencias y compartir resultados de trabajo, investigaciones y proyectos integrales de diseño realizados con y para la industria cubana desde la ONDI, agregó Herrero.

Sin dudas, entre las propuestas más interesantes que se dieron cita durante la jornada correspondiente a este foro internacional, resaltó la exposición de un Proyecto Integral de Diseño con una articulación interdisciplinar acerca del gerontodiseño, nos comenta.

Esta tendencia, muy popular en el mundo moderno, busca mediante el diseño emocional e inclusivo, proyectar productos, sistemas y servicios para personas mayores de 65 años, logrando la integración social plena de estos actores en la sociedad.

Producto de la conjunción de saberes entre arquitectos, médicos geriatras, psicólogos, economistas, sociólogos, comunicadores, diseñadores industriales y de comunicación visual, ingenieros, tecnólogos, entre otros profesionales, este proyecto responde a una problemática que hoy el país no obvia en la Conceptualización de su Modelo Económico cuando el 19,4 por ciento de la población cubana tiene más de 60 años, explicó Herrero.

Por otra parte, en el encuentro no faltaron las apreciaciones sobre aspectos de alto valor para la necesaria diferenciación y competitividad de las empresas, en su tarea de posicionar y elevar la comercialización de sus productos y servicios en un universo marcario cada vez más global. Un tema que estuvo a cargo del Experto en Imagen Corporativa, el argentino Norberto Chaves.

Sobre la importancia de una eficiente gestión de marca en el sector industrial la funcionaria también apuntó elementos fundamentales de cara al escenario nacional.

“Lo primero que deben tener incorporado las organizaciones empresariales de la industria como de cualquier otro sector económico, es que las marcas son de sus activos más valiosos y como tal han de registrarse, protegerse y gestionarse”, aseveró.

“Sin embargo, el estado del arte sobre estos temas en Cuba no dice que ello sea así. Aunque cada vez se encuentran directivos más atentos a estos temas, no deberían existir excepciones, sino normas absolutamente cumplidas”, continúo.

A su vez, para que estas reglas se hagan valer, el pensamiento empresarial debe ser estratégico. Sobre lo anterior nuestra entrevistada asegura que no hay modo alguno de evolucionar, de desarrollarse, si el diseño, como herramienta de insoslayable valor estratégico para las economías, no está en las prioridades de las organizaciones que deben impactar los desarrollos esperados.

Entre las cuestiones más importantes relacionadas con la gestión de la marca en sí, Herrero señaló que estas deben responder desde su pertinencia gráfica a lo que el producto o servicio porte como potencialidades, prestaciones, bondades… La marca no resuelve por sí sola, aunque tenga alto valor perceptual y de reconocimiento, lo que las calidades intrínsecas, el diseño, la función, la usabilidad entre otras variables, le agregan, ultimó la especialista.

Atendiendo a la importancia que le adjudica a este tipo de encuentros, en un contexto particular para el país, donde se trabaja para propiciar el cambio económico, la Jefa de la ONDI apuntó que devienen plataformas, canales a través de los cuales los diseñadores, directivos del diseño y académicos, también, aprenden sobre las problemáticas de la actividad industrial, entran en la piel del productor, conocemos de nuevos materiales, tecnologías…, a la vez que se confirma la impostergable inserción del diseño en la industria y en el resto del entretejido económico, la sociedad, la cultura, la salud, la política, todo.