9 julio, 2021

La Habana “ciudad maravillosa, de intensa huella italiana en su paisaje”

Fotos ACN

Entrelazada desde la más preclara herencia del diseño y la arquitectura han estado Italia y La Habana, con una relación que se remonta desde el siglo XVII y cuya impronta se puso de relieve en las palabras del Embajador de Italia en Cuba, Excelentísimo Señor Roberto Vellano, al dejar inaugurada la jornada por el Día del Diseño Italiano –IDD- por sus siglas en inglés, que tuvo lugar este jueves en la parte antigua de la ciudad.

Durante el encuentro evocó los aportes desde la época colonial de Los Antonelli, familia de larga tradición constructiva en América, que dejó su huella en el sistema de fortificaciones de La Habana.

Hizo mención, además, a la decoración del Capitolio a cargo de italianos y que estos también estuvieron presentes en proyectos como el de las Escuelas Nacionales de Arte, que figuran entre las obras mayores de la arquitectura cubana durante la década del 60 del pasado siglo y en la cual participaron los arquitectos Roberto Gottardi y Vittorio Garatti.

 Excelentísimo Señor Roberto Vellano, embajador de Italia en Cuba

Excelentísimo Señor Roberto Vellano, embajador de Italia en Cuba.

“Es una ciudad maravillosa”, y “muy fuerte e intensa la huella italiana en su paisaje”, declaró el Señor Roberto Vellano a los lectores de Tribuna de La Habana, tras recordar la satisfacción de que nuevamente se escogiera entre las cien ciudades del mundo para celebrar el Día del Diseño Italiano, proyecto que inspiró al doctor Eusebio Leal Spengler, y cuyos aportes se pusieron de manifiesto en esta celebración, con sede en la casa marcada con el número 314, de la calle San Ignacio, uno de sus proyectos más acariciados.

El inmueble alberga al centro ReDi de formación en la restauración y el diseño; lleva por nombre el del siempre recordado arquitecto Roberto Gottardi, y contó con la activa participación de la Agencia Italiana para el Comercio Exterior (ITA), el Instituto de Comercio Exterior de Italia (ICE) y la Asociación Italiana para la restauración arquitectónica, artística y urbana, entre otros muchos que laboraron con responsabilidad y dedicación.

Debe inaugurarse a finales de este año cuando comenzará su programa formativo dedicado a los jóvenes que contribuirán en la preservación del patrimonio cultural, no solo de La Habana, sino también de otros lugares de Cuba, al decir de la directora de la empresa Restaura, de la Oficina del Historiador, Tatiana Fernández.

“Aquí podrá accederse a un amplio programa de actividades para todo el que desee acercarse a lo más novedoso del diseño en el mundo y particularmente de Italia”, acotó la analista de mercado en la Oficina en La Habana de la Agencia Italiana de Comercio Exterior (ICE), Annet del Rey Roa.

Premiación del concurso Entre 3 paredes: hábitat abierto

Un esperado momento fue el anuncio del ganador del concurso Entre 3 paredes: hábitat abierto, convocado por la Embajada de Italia, ICE La Habana, y la Oficina Nacional de Diseño (ONDi). El certamen convocó a que, a partir de usar armónicamente diseño industrial y gráfica, se concibiera un diseño cubano para una casa promedio de nuestro país.

Escogido entre otros diez materiales, el lauro recayó en El Solar, presentado por los jóvenes diseñadores Massiel Álvarez Rodríguez y Alexander Ferro Martínez, integrantes del grupo creativo Mezcla.

Igualmente se otorgaron menciones a los respectivos proyectos PIVOTT3, presentado por Luis Orlando Nodarse Molina, y CUB-ITA concuerda, de Alfredo Rodríguez Diago y Débora Giral.

Anteriormente, la arquitecta y diseñadora de interiores Rosalba Romanelli, en calidad de Embajadora del Diseño Italiano 2021 para la nación antillana, ofreció una conferencia vía online.

Muestra expositiva 9 historias italianas

Asimismo, los presentes pudieron disfrutar de la muestra expositiva 9 historias italianas, que incluyó objetos “que nos hacen felices, nos acompañan y con los que vivimos en nuestros ambientes, día a día”, al decir de la profesora Silvia Llanes, a cargo de la curaduría.

La Jefa de la ONDi Gisela Herrero, puntualizó que una gran cantidad de escuelas de la especialidad en el mundo, entre ellas la nuestra, miran al diseño italiano, icónico y referente para muchos contextos, y en el caso de Cuba por la significativa herencia arquitectónica, además.

Aseguró que la comunidad de diseñadores en la nación antillana no ha dejado de trabajar en este tiempo de pandemia, devenido “espacio importantísimo para redescubrirnos y revisitar problemáticas de la sociedad y de la economía que la propia COVID-19 ha puesto en el estado del arte”.

Puso de ejemplo aportes como el ventilador artificial, un alivio para la atención a los enfermos en las terapias; soluciones de mobiliarios, así como la gráfica, con un papel preponderante en cuanto al manejo de la información, las infografías, todo lo mediático movido a través del valor de la comunicación visual.

Recordó que este 9 de julio, la Oficina Nacional de Diseño, adscripta al Ministerio de Industrias, arriba a su aniversario 41 y cómo hoy se cuenta con una comunidad de diseñadores, egresados o no de la academia, que han robustecido la profesión y están en condiciones de darle al país las mejores respuestas en los más variados campos.

 

Tomado de Tribuna de La Habana