2 noviembre, 2017

Persistiremos en la lucha antimperialista y en defensa de nuestra independencia

Discurso del ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodr√≠guez Parrilla, bajo el tema ‚ÄúNecesidad de poner fin al bloqueo econ√≥mico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de Am√©rica contra Cuba‚ÄĚ, en la sede de las Naciones Unidas, Nueva York, el 1ro. de noviembre de 2017.

(Versiones Taquigr√°ficas – Consejo de Estado)

Se√Īor Presidente;

Excelent√≠simos se√Īores Representantes Permanentes;

Distinguidos delegados:

Ciudadanos norteamericanos y cubanos residentes en los Estados Unidos que se encuentran en esta sala:

Quisiera expresar al pueblo y gobierno de los Estados Unidos, al alcalde Bill De Blasio; al gobernador Andrew Cuomo y demás autoridades de Nueva York, así como a sus ciudadanos y muy especialmente a los familiares de las víctimas, las más sentidas condolencias en nombre del pueblo y gobierno cubanos, por el acto terrorista ocurrido en la tarde de ayer.

Expreso también sentidas condolencias a los pueblos y gobiernos de Argentina y Bélgica.

Se√Īor Presidente:

Expreso la más enérgica condena a las declaraciones irrespetuosas, ofensivas e injerencistas de la Embajadora de los Estados Unidos ante las Naciones Unidas contra Cuba y contra el gobierno cubano hace pocos minutos proferidas.

Le recuerdo que los Estados Unidos, donde se cometen flagrantes violaciones de los derechos humanos que suscitan profunda preocupaci√≥n de la comunidad internacional, no tienen ni la m√°s m√≠nima autoridad moral para criticar a Cuba, un pa√≠s peque√Īo, solidario, de amplia y reconocida trayectoria internacional; un pueblo noble, trabajador y amistoso.

Habla ella a nombre del Jefe de un imperio que es responsable de la mayor parte de las guerras que se libran hoy en el planeta y que asesinan inocentes, y es el factor decisivo de inestabilidad mundial y de gravísimas amenazas a la paz y a la seguridad internacional, pisoteando el Derecho Internacional y la Carta de las Naciones Unidas que cínicamente ella acaba de invocar.

No han sido 55 a√Īos, se√Īora Embajadora, se equivoca en su primera frase, han sido 26 de estas sesiones y m√°s de un siglo del origen de los hechos que hoy se discuten.

Ella miente, usa el mismo estilo que prevalece hoy en la política estadounidense. Todo empezó antes de que existiera, incluso, la Nación cubana. Cuando el pueblo cubano por vez primera se alza en armas en 1868, ya se habían desatado los apetitos anexionistas y de dominación de lo que era y es hoy el imperialismo estadounidense.

En 1898, usando un pretexto ‚ÄĒcomo caracteriza a la historia moderna de los Estados Unidos‚ÄĒ: la voladura del buque Maine en puerto cubano, entraron como aliados de las fuerzas independentistas cubanas y ocuparon el pa√≠s despu√©s como invasores, impusieron la Enmienda Platt, cercenaron la independencia y la soberan√≠a de Cuba; tres ocupaciones militares realizaron, impusieron 60 a√Īos de dominio absoluto que termin√≥ el Primero de Enero de 1959 con la entrada del Ej√©rcito Rebelde en La Habana y el triunfo de la Revoluci√≥n Cubana, que hasta hoy libra las mismas luchas que inspiraron a nuestro pueblo hace m√°s de 100 a√Īos (Aplausos).

Ella miente, ha usado una frase, supuestamente atribuyendo a una fuente cubana una afirmación sobre la llamada Crisis de Octubre o de los Misiles, que invito a que diga su fuente, a que diga su autor, a que presente evidencias. Parece un twit de los que proliferan en este país en estos tiempos de odio, división y política sucia (Aplausos).

Al triunfo de la Revolución Cubana, el gobierno de los Estados Unidos fijó como objetivo el cambio de régimen. No es nueva la política enunciada por el presidente Trump el 16 de junio, es la misma política, es una vieja política anclada en el pasado.

Mencion√≥ ella al ilustre embajador norteamericano Adlai Stevenson. Se olvid√≥ de comentar que fue √©l a quien correspondi√≥ el triste deber, enga√Īado por su gobierno, de mostrar, en una sesi√≥n del Consejo de Seguridad, fotos de supuestos aviones cubanos, realmente estadounidenses, con el emblema de la Fuerza A√©rea Cubana, que el 15 de abril bombardearon la ciudad de La Habana, provocaron numerosas bajas y fue entonces el preludio del ataque de la invasi√≥n de Playa Gir√≥n o Bah√≠a de Cochinos.

Esos bombardeos y la mentira involuntaria del embajador Stevenson, quien hab√≠a sido enga√Īado por su gobierno, se produjeron, incluso, antes de la declaraci√≥n del car√°cter socialista de la Revoluci√≥n Cubana. Esos bombardeos fueron anteriores a la declaraci√≥n del car√°cter socialista de nuestra Revoluci√≥n.

Ha hablado de la Crisis de Octubre.

Se habla en estos días del asesinato del presidente Kennedy y la desclasificación de documentos. Ha sido ocultada al pueblo de los Estados Unidos la verdad por demasiado tiempo. Desclasifíquese todo.

Pero si ella quiere hablar de estos temas, le sugiero que lea el libro Entrenado para asesinar a Castro, del agente de la CIA Veciana, que cuenta allí de su encuentro con el agente de la CIA David Phillips y con Lee Harvey Oswald, en Dallas, en la tercera semana de septiembre de 1963.

Ha sido una historia de mentiras y agresiones: la Operaci√≥n Northwoods, la Operaci√≥n Mangosta. Acaba de desclasificarse la informaci√≥n de que en ese momento los Estados Unidos ten√≠an preparados 261 000 soldados listos para una invasi√≥n directa a Cuba. Funcionaba en la Florida la base de la CIA m√°s grande de la historia hasta ese momento, con m√°s de 700 oficiales, y hasta la creaci√≥n de aquella base de la CIA, a√ļn mayor, en Saig√≥n.

Usa ella el estilo del juicio a Alicia en el país de las maravillas: sentencia primero, el juicio después.

Hablo por mi pueblo, y hablo tambi√©n por los que no pueden llamar al presidente Trump y a la Embajadora de los Estados Unidos por sus nombres, pero sienten y piensan como yo. Al menos ha reconocido ella el absoluto aislamiento de los Estados Unidos en esta sala y en este mundo. ¬°Est√°n solos en el tema del bloqueo a Cuba! (Aplausos.) Ignora ella el peso de la verdad, subestima la fuerza de una idea justa en el fondo de una cueva, m√°s poderosa que un ej√©rcito, como dec√≠a Jos√© Mart√≠, quien escribi√≥ llevando en su pecho, en carta inconclusa, la siguiente frase: ‚ÄúYa estoy todos los d√≠as en peligro de dar mi vida por mi pa√≠s, y por mi deber (…), de impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extiendan por las Antillas los Estados Unidos y caigan, con esa fuerza m√°s, sobre nuestras tierras de Am√©rica.‚ÄĚ

Embajadora, todo empez√≥ hace mucho m√°s que 26 a√Īos, much√≠simo m√°s que 55 a√Īos. Junto a la agresi√≥n militar, la fabricaci√≥n de pretextos, los planes para una invasi√≥n directa, las medidas de asfixia de nuestra econom√≠a, el terrorismo de Estado, la desestabilizaci√≥n y la subversi√≥n, se propusieron ‚ÄĒy cito el memor√°ndum infame del subsecretario de Estado Lester Mallory, firmado el 6 de abril de 1960‚ÄĒ ‚Äú‚Ķprovocar el desenga√Īo y el desaliento mediante la insatisfacci√≥n econ√≥mica y la penuria (…), neg√°ndole a Cuba dinero y suministros, con el fin de reducir los salarios nominales y reales. Con el objetivo de ‚Äúprovocar hambre, desesperaci√≥n y el derrocamiento del gobierno‚ÄĚ, fue creado el bloqueo contra Cuba.

Sin embargo, cuando el presidente Ra√ļl Castro Ruz y el presidente Barack Obama realizaron aquellos sorpresivos y esperanzadores anuncios del 17 de diciembre de 2014, el presidente Obama, calific√≥ el bloqueo como fracasado y obsoleto, ineficaz respecto a sus objetivos, causante de da√Īos al pueblo cubano y de aislamiento al gobierno de los Estados Unidos. Despu√©s lo describi√≥ como in√ļtil para hacer avanzar los intereses estadounidenses; fallido, sin sentido, inviable y una carga para los ciudadanos, lo calific√≥.

Pero nunca se reconoci√≥ al bloqueo como una violaci√≥n flagrante, masiva y sistem√°tica de los derechos humanos de los cubanos, lo que omiti√≥ c√≠nicamente la Embajadora de los Estados Unidos hace unas horas; ni se reconoci√≥ a este como un quebrantamiento del Derecho Internacional o un acto de genocidio, seg√ļn la Convenci√≥n de Ginebra; ni se renunci√≥ a sus fines de avasallamiento de nuestro pueblo. No obstante, el Presidente de los Estados Unidos entonces declar√≥ reiteradamente su decisi√≥n de emplear sus facultades ejecutivas y de trabajar con el Congreso para levantar el bloqueo.

Un reflejo práctico de esta voluntad fue el voto en abstención de los Estados Unidos, en 2016, de esta resolución, sobre lo que la Embajadora de Estados Unidos acaba de burlarse.

En este periodo, se produjeron progresos sustanciales en materia de relaciones diplom√°ticas, di√°logo y cooperaci√≥n en √°reas de mutuo inter√©s y beneficio; pero el bloqueo, en estos dos a√Īos pasados, en todo lo fundamental, se mantuvo, aunque se adoptaron algunas decisiones ejecutivas que modificaron su aplicaci√≥n de forma muy limitada, pero en la direcci√≥n positiva. Fue significativa la forma en que, dentro de la prohibici√≥n legislativa de viajar a Cuba, que constituye una violaci√≥n de los derechos y las libertades civiles de los ciudadanos estadounidenses ‚ÄĒque ella tampoco menciona‚ÄĒ, sin embargo, se expandi√≥ el uso de las licencias de viajes. Se alcanzaron tambi√©n resultados tangibles en materia de cooperaci√≥n bilateral, en beneficio mutuo, en √°mbitos tan importantes como el del enfrentamiento al terrorismo, al narcotr√°fico o al crimen digital.

Se√Īor Presidente:

El pasado 16 de junio el presidente Donald Trump proclamó al bloqueo como un eje fundamental de su política anticubana y anunció un grupo de medidas dirigidas a su endurecimiento.

En un discurso anticuado y hostil, propio de la Guerra Fr√≠a, y ante un auditorio compuesto, entre otros, por rancios batistianos, anexionistas y terroristas, el gobernante estadounidense retom√≥ gastadas alegaciones sobre supuestas violaciones de los derechos humanos en Cuba para justificar el fortalecimiento del bloqueo. En este podio se ha escuchado esta ma√Īana a su eco, a su caja de resonancia.

El presidente Trump no tiene la menor autoridad moral para cuestionar a Cuba. Preside un gobierno de millonarios destinado a aplicar medidas salvajes contra las familias de menos ingresos y los pobres de este país, las minorías y los inmigrantes. Sigue un programa que alienta el odio y la división. Pregona un peligroso excepcionalismo y supremacismo, disfrazado de patriotismo, que provocará más violencia. Ignora la voluntad de los electores: dos tercios de los estadounidenses y también de los cubanos residentes en los Estados Unidos apoyan el fin del bloqueo.

Las pol√≠ticas vigentes en los Estados Unidos da√Īan a los ciudadanos, impera la corrupci√≥n de la pol√≠tica, secuestrada por los llamados ‚Äúintereses especiales‚ÄĚ, es decir, los intereses y el dinero corporativos; la falta de garant√≠as de educaci√≥n, salud y seguridad social, las restricciones a la sindicalizaci√≥n y la discriminaci√≥n terrible de g√©nero.

Merecen condena el uso de la tortura, el asesinato de afroamericanos por la policía, las muertes de civiles por sus tropas, el uso indiscriminado y racialmente diferenciado de la pena de muerte, el asesinato, la represión y vigilancia policial de inmigrantes, la separación de familias y la detención o deportación de menores y las medidas brutales con que amenaza a los hijos de inmigrantes ilegales que crecieron y se educaron en los Estados Unidos.

Es el gobierno que perdió el voto popular.

La Embajadora de los Estados Unidos nos ha expresado su sue√Īo. Yo prefiero repetir el de Martin Luther King, cuando dijo: Sue√Īo que un d√≠a esta naci√≥n se levantar√° y vivir√° el verdadero significado de su credo. Todos los hombres son creados iguales. Que repique la libertad (Aplausos).

Ha venido a decirnos que ella reconoce que el futuro de la Isla descansa en las manos del pueblo cubano. Miente rotundamente, jamás fue así en toda la historia. Es la historia del intento de la dominación y la hegemonía sobre Cuba.

La política anunciada, se propone retrotraer las relaciones a un pasado de confrontación para satisfacer espurios intereses de círculos extremistas de la derecha estadounidense y de una frustrada y envejecida minoría de origen cubano en la Florida.

El ‚ÄúMemorando Presidencial estableciendo la pol√≠tica hacia Cuba, incluye, entre otras medidas, nuevas prohibiciones a las relaciones econ√≥micas, comerciales y financieras de compa√Ī√≠as estadounidenses con empresas cubanas. Restringe adicionalmente la libertad de viajar de los ciudadanos estadounidenses con la eliminaci√≥n de los viajes individuales en la categor√≠a de intercambios llamados ‚Äúpueblo a pueblo‚ÄĚ, y medidas de vigilancia sobre el resto de los visitantes de ese pa√≠s.

En las √ļltimas semanas, el presidente Donald Trump ha reiterado en cuatro ocasiones diferentes, (incluyendo ante esta Asamblea el pasado mes de septiembre,) que su gobierno no levantar√° el bloqueo a Cuba a menos que esta realice cambios en su ordenamiento interno.

Reafirmo hoy que Cuba jamás aceptará condicionamientos ni imposiciones y le recordamos al Presidente y a su Embajadora que este enfoque, aplicado por una decena de sus predecesores, nunca ha funcionado ni va a funcionar. Será uno más en la cuenta de una política anclada en el pasado.

M√°s recientemente, con el pretexto de las afecciones a la salud de algunos diplom√°ticos en La Habana, sin que exista la menor evidencia sobre su causa y origen ‚ÄĒporque mienten cuando hablan de ataques o incidentes‚ÄĒ, ni resultados de las investigaciones en curso, el gobierno de los Estados Unidos adopt√≥ nuevas medidas de naturaleza pol√≠tica contra Cuba, que profundizan el bloqueo y afectan las relaciones bilaterales en su conjunto.

Entre ellas, suspendi√≥ la emisi√≥n de visas de viajeros y emigrantes cubanos en su Consulado en La Habana, lo que perjudica el derecho de los ciudadanos a viajar libremente y visitar por periodos breves ese pa√≠s, como han hecho este a√Īo m√°s de 163 000 cubanos, o dificulta seriamente la reunificaci√≥n familiar de otros bajo el acuerdo bilateral de conceder no menos de 20 000 visas anuales de inmigrantes. La exigencia de una entrevista presencial a los viajeros de Cuba en los consulados estadounidenses en terceros pa√≠ses, y a los emigrantes en la secci√≥n consular estadounidense en Bogot√°, encarecer√° enormemente los tr√°mites y los har√° inviables para una buena parte de ellos. ¬ŅD√≥nde est√°n sus derechos en el discurso de los Estados Unidos?

No hay forma de justificar que se da√Īe a las personas y a las familias para intentar alcanzar objetivos pol√≠ticos contra el orden constitucional en Cuba.

El gobierno estadounidense, con el prop√≥sito pol√≠tico de limitar los viajes y da√Īar el turismo internacional a Cuba, tambi√©n emiti√≥ una infundada y absolutamente mendaz advertencia a los ciudadanos estadounidenses para que eviten visitar nuestro pa√≠s.

Mediante la injustificada expulsi√≥n del personal de nuestro Consulado General en Washington, √ļnico en los Estados Unidos, ha limitado gravemente la capacidad de este para proveer servicios a los viajeros estadounidenses y especialmente a los cubanos residentes aqu√≠, quienes tienen absoluto derecho a visitar y relacionarse con normalidad con su naci√≥n.

Igualmente, redujo de manera arbitraria e infundada el personal de nuestra Embajada, lo que ha provocado, entre otras consecuencias, el desmantelamiento de su Oficina Económico-Comercial, con el avieso propósito político de privar de interlocución al sector empresarial estadounidense, genuinamente interesado en explorar las oportunidades de negocios existentes aun dentro del marco restrictivo de las regulaciones del bloqueo.

No sorprende tampoco, con lo que ha dicho la se√Īora Embajadora aqu√≠, ni antes sus l√≠deres, que el Presidente de los Estados Unidos no tome en cuenta el apoyo internacional un√°nime a los progresos que ahora revierte, ni el similar reclamo al cese inmediato, total e incondicional del bloqueo.

Se√Īor Presidente:

Como expres√≥ el presidente Ra√ļl Castro Ruz, el 14 de julio pasado, ‚Äúreafirmamos que cualquier estrategia que pretenda destruir a la Revoluci√≥n, ya sea mediante la coerci√≥n y las presiones o recurriendo a m√©todos sutiles, fracasar√°. […] Cuba tiene la voluntad de continuar negociando los asuntos bilaterales pendientes con los Estados Unidos, sobre la base de la igualdad y el respeto a la soberan√≠a y la independencia de nuestro pa√≠s, y de proseguir el di√°logo respetuoso y la cooperaci√≥n en temas de inter√©s com√ļn con el gobierno norteamericano.

‚ÄúCuba y Estados Unidos pueden cooperar y convivir, respetando las diferencias y promoviendo todo aquello que beneficie a ambos pa√≠ses y pueblos, pero no debe esperarse que para ello Cuba realice concesiones inherentes a su soberan√≠a e independencia […] o que negocie sus principios o acepte condicionamientos de ning√ļn tipo, como no lo hemos hecho nunca en la historia de la Revoluci√≥n.‚ÄĚ Fin de la cita (Aplausos).

Se√Īor Presidente:

Cuba presenta hoy por vig√©sima sexta ocasi√≥n consecutiva ante la Asamblea General de las Naciones Unidas el proyecto de resoluci√≥n (titulado) ‚ÄúNecesidad de poner fin al bloqueo econ√≥mico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de Am√©rica contra Cuba‚ÄĚ.

En la actual coyuntura, este texto cobra especial relevancia frente al retroceso que significan las acciones del nuevo gobierno de los Estados Unidos contra Cuba.

El bloqueo constituye el mayor obstáculo para el desarrollo económico y social del país y para la implementación del Plan Nacional, en línea con la Agenda 2030 de las Naciones Unidas. Es el principal escollo para el desarrollo de las relaciones económicas, comerciales y financieras de Cuba con los Estados Unidos y el resto del mundo.

Seg√ļn los c√°lculos realizados de forma rigurosa por instituciones cubanas, el bloqueo caus√≥, en el a√Īo transcurrido desde abril de 2016 hasta abril de 2017, p√©rdidas a la econom√≠a cubana en el orden de 4 305 millones de d√≥lares.

Esa cifra es alrededor del doble de lo que se necesitaría como inversión extranjera directa anual para que la economía cubana pueda avanzar sustancialmente hacia el desarrollo.

Los da√Īos acumulados alcanzan la enorme cifra de 822 280 millones de d√≥lares, calculados tomando en cuenta la depreciaci√≥n del oro. A precios corrientes, equivalen a 130 178 millones de d√≥lares.

Decenas de bancos de terceros pa√≠ses han sido afectados en el √ļltimo periodo por la extrema y tenaz persecuci√≥n de las transacciones financieras cubanas.

El bloqueo es contrario al Derecho Internacional y su aplicaci√≥n agresivamente extraterritorial da√Īa la soberan√≠a de todos los Estados. Tambi√©n lesiona los intereses econ√≥micos y empresariales en todas las latitudes.

Se√Īor Presidente:

La Embajadora de los Estados Unidos omitió mencionar que el bloqueo constituye una violación flagrante, masiva y sistemática de los derechos humanos de las cubanas y cubanos y califica como acto de genocidio a tenor de la Convención para la Prevención y Sanción del Delito de Genocidio de 1948. Es también un obstáculo para la cooperación internacional que Cuba brinda en áreas humanitarias a 81 países del Sur.

Resultan incalculables los da√Īos humanos que ha producido la aplicaci√≥n de esta pol√≠tica. No hay familia cubana ni servicio social en Cuba que no sufra las privaciones y consecuencias del bloqueo. La emigraci√≥n cubana sufre tambi√©n discriminaci√≥n y perjuicios.

Durante el √ļltimo a√Īo, la empresa cubana importadora y exportadora de productos m√©dicos, Medicuba S.A., realiz√≥ solicitudes para comprar insumos a 18 compa√Ī√≠as estadounidenses que rehusaron o nunca respondieron.

Otras, como la corporación estadounidense Promega, reconocida por la elaboración de kits de diagnósticos para determinar la carga viral en pacientes portadores de VIH-SIDA, hepatitis C o patologías renales, se negó en junio de 2017 a vender sus productos a Medicuba S.A, alegando que el Departamento del Tesoro mantiene sanciones comerciales que prohíben la venta de sus productos a la Isla.

En esa propia fecha, y con el mismo argumento, se recibi√≥ la negativa para el suministro a Cuba por parte de la compa√Ī√≠a New England Biolabs Inc., que comercializa una amplia gama de enzimas, como la Proteinasa K, que es un reactivo que permite diagnosticar enfermedades virales como el dengue, el zika y el chikungunya, as√≠ como otras enzimas con m√ļltiples usos para el diagn√≥stico de malformaciones cong√©nitas de los fetos y para determinar la compatibilidad que existe entre los donantes de √≥rganos y los pacientes que van a ser trasplantados de ri√Ī√≥n, m√©dula √≥sea, h√≠gado, entre otros.

Con el mismo argumento esa compa√Ī√≠a se neg√≥ a realizar suministros de naturaleza totalmente humanitaria a Cuba.

En abril de 2017, el proveedor alem√°n Eckert & Ziegler Radiopharma Gmbh se neg√≥ a la misma compa√Ī√≠a m√©dica cubana el Generador Ge-68/Ga-68, con sus componentes, el cual es un equipo empleado en el diagn√≥stico del c√°ncer de pr√≥stata. Seg√ļn la compa√Ī√≠a, no era posible suministrar el producto directamente a Cuba, ni tampoco a trav√©s de un tercer pa√≠s, pues el bloqueo lo impide.

El servicio de cardiolog√≠a del Hospital Cl√≠nico Quir√ļrgico ‚ÄúHermanos Ameijeiras‚ÄĚ, necesita imperiosamente un dispositivo de asistencia circulatoria para poder tratar el shock de origen cardiaco, la cardiolog√≠a intervencio¬¨nista y para la electrofisiolog√≠a, que permita la recuperaci√≥n de fallos card√≠acos y la prolongaci√≥n de la vida del paciente.

La compa√Ī√≠a estadounidense Abiomed, l√≠der en el mercado mundial en esos productos, cuenta con el sistema Impella, ideal para tratar esas afecciones. En septiembre de 2016 y en febrero de 2017, la empresa MEDICUBA S.A., contact√≥ a dicha compa√Ī√≠a a fin de estudiar la posibilidad de incorporar el producto al sistema de Salud en Cuba, la cual hasta este minuto ha rehusado responder.

Se√Īor Presidente:

Agradecemos profundamente a todos los gobiernos y pueblos, parlamentos, fuerzas pol√≠ticas y movimientos sociales, representantes de la sociedad civil, organizaciones internacionales y regionales que han contribuido con su voz y su voto, a√Īo tras a√Īo, a fundamentar la justeza y la urgencia de la abolici√≥n del bloqueo.

Extendemos también nuestra gratitud a la amplia mayoría del pueblo estadounidense por su apoyo a este loable propósito.

Ofende a la conciencia de la humanidad que la Embajadora de los Estados Unidos se haya referido de esa manera injerencista e inaceptable al gobierno bolivariano de Venezuela. Ofende al heroico pueblo venezolano, a su unión cívico-militar, al gobierno bolivariano y chavista, encabezado por el presidente Nicolás Maduro Moros.

Miente el gobierno de los Estados Unidos cuando declara a Venezuela una amenaza a su seguridad nacional, que es, curiosamente, la primera reserva certificada de hidrocarburos en el planeta.

Como escribi√≥ El Libertador Sim√≥n Bol√≠var, ‚Äú‚Ķ los Estados Unidos parecen destinados por la providencia a plagar de miseria la Am√©rica en nombre de la libertad‚ÄĚ. Le respondo a la Embajadora con las palabras de Bol√≠var.

Estamos en medio de un limpio y constitucional proceso electoral en Cuba, donde no se compran esca√Īos ni prevalen intereses especiales, donde no hay campa√Īas mendaces donde manda el dinero; elecciones en las que no se manipula la voluntad de los electores; elecciones en las que no se atiza la divisi√≥n y el odio.

Se√Īor Presidente:

Encomiamos muy especialmente a todos los que han expresado preocupación y rechazo por las medidas coercitivas anunciadas por el actual gobierno estadounidense.

El pueblo cubano no renunciará jamás a construir una Nación soberana, independiente, socialista, democrática, próspera y sostenible (Aplausos).

Persistiremos, con el consenso de nuestro pueblo y especialmente el compromiso patriótico de los cubanos más jóvenes, en la lucha antimperialista y en defensa de nuestra independencia, por la que ya han caído decenas de miles de cubanos y hemos corrido los mayores riesgos, como demostramos en Playa Girón y frente a todas las amenazas.

Guardaremos eterna lealtad al legado de José Martí y de Fidel Castro Ruz (Aplausos).

Se√Īor Presidente;

Distinguidos representantes permanentes;

Estimadas delegadas y delegados:

Nuestro pueblo sigue con esperanza este debate. En su nombre, les solicito votar a favor del proyecto de resoluci√≥n A/72/L.30, ‚ÄúNecesidad de poner fin al bloqueo econ√≥mico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de Am√©rica contra Cuba‚ÄĚ.

Muchas gracias (Aplausos prolongados)

Exclamaciones de: ‚Äú‚ÄôViva Cuba!‚ÄĚ ‚ÄúCuba s√≠, bloqueo no!‚ÄĚ

Tomado de Cubaminrex